Pasar de la planeación a la acción es uno de los pasos más importantes para todo emprendedor y, en general; para cualquier persona sin importar el aspecto de su vida al que esté enfocando esa planificación Y es que muchas personas se estancan en el análisis, por miedo o por dudas; y eso es lo peor que puedes hacer. Por ello, quiero brindarte una guía en donde la premisa es “piensa menos, haz más”. Te garantizo que te cambiará la forma en que ves las cosas actualmente y comenzarás a actuar.

Deja el miedo y da el paso definitivo de la planeación a la acción

Aunque soy una practicante de la tolerancia, hay algo que no soporto; ese algo son las excusas. Las excusas que a veces me digo a mí misma cuando no quiero hacer algo; y las excusas disfrazadas de “razones” por las cuales muchas personas me dicen que no terminan de dar ese tan importante primero paso.

planeación
Organízate y plantéate las acciones. Siempre de la planeación a la acción

Sé que muchas veces la duda se debe a la falta de apoyo, a la incertidumbre y; sobre todo a la necesidad de mantener los pies en la tierra.

Pero de allí a dejar todos tus sueños en planes, es en ese punto donde realmente está el fallo.

Aunque hay varias formas de abandonar ese estado de planificación eterna; una de las mejores formas de lograrlo, y que yo conozco; es a través de un mentor.

Ya sea establecerte una rutina de ejercicios y una dieta saludable, comenzar tu propio emprendimiento o; simplemente empezar a vestir lo que te gusta. Siempre empieza desde la planeación a la acción.

Si no consigues esa ayuda o apoyo en tu núcleo social o familiar, ten por seguro que podrás conseguirlo en un mentor(a). Es decir, alguien que ya lo ha logrado, que está ya en camino a lograrlo o que se dedica a ayudar a los demás.

planeación
Un mentor te puede ayudar a organizar y planear mejor tus metas. Siempre ve de la planeación a la acción.

Pasar de la planeación a la acción no es fácil, yo lo sé. Pero hoy en día existen muchos canales a través de los cuales puedes conseguir la ayuda necesaria; junto a personas que comparten tu visión.

Lo verdaderamente importante es que dejes ya ese estado. No existe el plan perfecto, pues no se pueden prever todas las posibles variables. Pero eso no significa que no puedas aprender y solucionar algunas cosas sobre la marcha.

Es así como se logra llegar hasta la cima, escalando la montaña con tus propias manos desnudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *